Noticias

11/10/2018

El maíz tardío se metió de lleno en los planteos productivos

El maíz tardío gana cada vez más espacio en los lotes agrícolas y ya supera en superficie al cereal sembrado de forma temprano (en septiembre) principalmente por su estabilidad de rinde.

Así lo hicieron saber dos empresas que dieron su punto de vista en el 3º Congreso de Maíz Tardío en Rosario En primer lugar, Agustín Dranosky, Ceo del Grupo Bermejo, fue uno de los casos de integración de maíz tardío en modelos productivos. Las actividades y zonas donde trabajan son diversificadas: hacen ganadería (recría y terminación para la cuota Hilton y a corral) y también hacen hotelería, agricultura, forestación y apicultura en Buenos Aires, Entre Ríos y Corrientes.

En total, producen en 4 unidades en 60.340 hectáreas y facturan 35 millones de dólares al año. El 57% viene de la ganadería y 23% en agricultura.

Según contó, de las 6.350 hectáreas sembradas en la campaña 2017/18, el 33% fue maíz tardío enumerando los múltiples beneficios. Por ejemplo, da estabilidad de cosecha sobre todo en los ambientes de menor aptitud agrícola. Y además, se corre el período crítico a febrero.

El 75% de lo que se produce el Grupo Bermejo de maíz tardío se consumen internamente.

En Bahía Blanca, uno de los lugares donde trabaja el Grupo Bermejo, da soporte nutricional en recría de 20.000 terneros al año, el 30% de abastecimiento del feedlot y un 100% para los animales que van destinados a la Cuota Hilton.

En este caso, innovaron haciendo cebada, que se ensila en noviembre, y luego se siembra maíz tardío para hacer ensilado en mayo, todo para alimentar al ganado que va para la Cuota Hilton.

“Sustentabilidad, manejo de costos y administración de riesgos, los tres pilares para basarnos en maíz tardío”.

Otro de los casos fue el del Grupo Río Seco, que está conformado actualmente por doce empresas cuyos establecimientos mixtos se encuentran ubicados al norte de Córdoba, en la cual se detalló la expansión de la agricultura por el maíz tardío en zonas marginales.

“Durante 15 años fracasamos y hace 10 años construimos una idea de éxito”, comenzó su disertación Pablo Solfanelli, miembro de este grupo que trabajan en conjunto un total de 65.000 hectáreas agrícolas y 50.000 hectáreas ganaderas.

Para explicar esta afirmación, comenzó explicando que en la zona hay mucha variabilidad climática mensual y anual. “Solo llovió 6 veces el promedio en 60 años. Algunos años pasan los 1.000 mm y otros llueven 350 mm.

Por lo que este clima no permite hacer cultivos de invierno. Por lo que se hace soja o maíz, yendo en los últimos años al maíz tardío lo que los hizo salir del fracaso que habló al principio.

“La performance agronómica y económica es mejor que la soja”, sintetizó. A medida que el ambiente es peor, esto se magnifica, indicó Solfanelli. Así explicó que en años buenos, el maíz rinde 2.6 más que la soja. En año promedio, 3.5 y en año malo, 4.8.

Por lo que el cereal sembrado en diciembre ganó terreno en la zona. De 2005 al 2010 representaba el 35% del área era maíz, entre el 2011 al 2014, el 45% y del 2014-2018, subió al 52%.

En este sentido, explicó que la soja tiene costos de producción de 270 dólares/ha y el maíz, 335 dólares/ha. “Bajamos la probabilidad de piña. En 12 años solo le ganó uno la soja al maíz”.

Fuente: Clarín

Desarrollado por ATCI COOPERATIVA FEDERAL AGRÍCOLA GANADERA DE MARÍA SUSANA LTDA.
Rivadavia 1022 l S2527BVL María Susana, Santa Fe
Tel Administración: 03401 466262 / 466499 /466702
Email: coopsusana@redcrs.com.ar